Por el camino de las cruces

Hace un tiempo, por motivos laborales, abandoné Rosario (aprovecho a saludar  a mis amigos de allá a quienes extraño todos los días) y me vine a Formosa. Fueron difíciles momentos, pero confiaba en que aquí, tarde o temprano, me encontraría con una nueva maraña de locos amigos. Dios los cría, el viento los amontona reza el dicho…
y así fue que di con el grupo de los “Celiocos”, un grupo de ciclistas que realizan salidas recreativas, cicloturismo, etc. Pero la vedette de las salidas es en Semana Santa, cuando todos se convierten en “cicloperegrinos” y recorren el vía crucis más largo del mundo.
Monseñor Scozina fue el mentor de la idea de colocar 14 cruces a lo largo de la ruta 81, que atraviesa a lo ancho a toda la provincia. Cada cruz tiene además un significado extra, así se recuerda a los jóvenes, a los inmigrantes, a los hacheros, a quienes trabajaron en la creación de la vía férrea, etc.
Todos los años un grupo de peregrinos organiza un viacrucis en vehículos, recorriendo cruz por cruz y llevando donaciones a las distintas poblaciones. Pero desde hace 7 años un puñado de locos decidió realizar la travesía en bicicleta. Son 512km de ruta (con las entradas a los pueblos se terminan convirtiendo en unos 560km), pero como diría un amigo…los viajes en bici no se cuentan en kilómetros, sino en experiencias, recuerdos y emociones.10298908_10202891352117671_8515561627208275939_n

El dia 1 salimos tempranito desde la catedral de Formosa con un cielo que parecía empecinarse en negarnos la salida. El objetivo era Pirané (cruz N4), y una tormenta eléctrica que parecía venirse sobre nosotros, solo nos rodeó y nos dio una suave llovizna que nos mantuvo frescos. La 1era cruz, homenaje a Jorge Fontana, el fundador de Formosa, fue casi una “detención obligada” para alguien que no se jacta de ser un “católico muy de iglesia”, alguien que todavía no comprendía mucho del sentido de éste vía crucis y que, hasta ese momento, se había sumado solo por la experiencia de recorrer la provincia en bici.

Palmar tras palmar y llegamos a la 2da cruz que recuerda a Vialidad Nacional, y a sus obreros que pusieron su esfuerzo para trazar la ruta. Junto a ella se encuentra el oratorio Votivo, creado por la familia Maglietti para recordar a los fallecidos en accidentes en la ruta 81, donde nos recibieron con un súper desayuno de mate cocido y torta fritas.
La 3era cruz del día era en Gran Guardia, emplazada allí para recordar a los fortines, y a quienes murieron allí en servicio de la civilización…y yo ya comenzaba a comprender de a poco el sentido de todo éste peregrinar… empezaba a sentir la calidez de la gente del interior, ya que en un ranchito nos esperaba una familia con un súper guiso hecho en cocina a leña, felices de recibir en su mesa a este malón de ciclistas hambrientos. Allí también se nos sumó gente de Pirané, incluido el padre Sergio, un joven sacerdote que nos acompañó en bici hasta su parroquia
Al fin del día, en Pirané, llevábamos ya 120km, todavía quedaba mucho, pero todos estábamos enteros.

palo santo

palo santo

El dia 2, el más complicado, tuvimos viento en contra y bastante calor. Un fallo en la logística casi nos deja sin almuerzo en Palo santo (cruz N5), justo donde se recuerda a los acheros y las penurias que sufrieron ellos en las épocas de la explotación del monte de quebracho. Muchas bicis con problemas mecánicos y los malos del día fuimos los 3 médicos del grupo, ya que tuvimos que bajar de la ruta a Seba (el más pequeño del grupo con 11 años), por lesión en su rodilla y a José, uno de los más añosos por un golpe de calor. Llanto, frustración, se nos venía la noche y todavía estábamos lejos. Los que teníamos un poco más de fuerza nos turnábamos para empujar a los más maltrechos de la jornada y así llegar todos en un grupo compacto. Llegamos a Ibarreta 20:30hs, bien entrada la noche, con tormenta eléctrica pisándonos los talones. Fueron poco más de 100km y allí nos esperaban con una sorpresa! por altoparlantes estaban transmitiendo un programa de radio celebrando nuestra llegada y muchos de esos colonos que recuerda la 7ma cruz emplazada allí, nos arengaban a seguir. La lluvia esperó a dejarnos llegar…y fue tan cordial, que hasta nos dejó que nos bañáramos con las canaletas de desagüe del techo de la iglesia.10171752_10202891456040269_3217956088613681417_n

merendando

merendando

El itinerario del dia 3, era almuerzo en Pozo del Tigre y pernoctar en Lomitas. Todos los viejos cicloperegrinos recordaban como el año anterior la gente lugareña añoraba el agua, y ese día nos llovió todo el tiempo. Todos pudieron retomar sus bicis y disfrutar del paisaje, que comenzaba a transformarse en un monte mucho más seco que el verde de los esteros y las palmas del principio. En Pozo del Tigre (cruz N8, la cruz en que Jesús habla a las mujeres, rinde homenaje a la mujer formoseña), nos deleitamos almorzando junto a un dúo de señoritas violinistas que no superaban los 13 años de edad, y la merienda, como regalo divino, fue un oasis en el medio de la nada, donde un grupo de lugareños vendían sandias.
Las lomitas, con su cruz N9 que recuerda a los hermanos aborígenes, nos recibió con los brazos abiertos luego de más de 100km de pedaleo con mucho frio y bajo agua.

Zzzzz

Zzzzz

Día 4…y ya todos empezábamos a pensar que éste viaje se nos hacía corto.
El itinerario de ese día era desayuno de media mañana en Bazán, allí nos encontramos con los chicos de cadena de relevos, que venían pedaleando en sentido contrario al nuestro, desde Usuahia y en una austera capilla recibimos el agasajo de los pobladores. En ese trayecto además, otro joven sacerdote, el padre Fede, un seminarista y un par de ciclistas mas se nos sumaron a pedalear. Luego almuerzo en una casita en el medio del monte, siesta para reponer fuerzas y rumbear hacía la 11va cruz. Ya todos se preguntaban con qué locura nos recibiría la gente de laguna yema, uno de los pueblos que más celebra la llegada de los cicloperegrinos. Y ésta vez no fue la excepción…5 km antes de la llegada 3 chicos vinieron al encuentro y en teoría solo ellos se habían podido sumar a la bienvenida, pero a 2km de llegar, escondidos detrás de un viejo colectivo estaba un cincuentenar de personas con sus bicis esperándonos. Uno de esos regalos de gratitud que no existen palabras para agradecer. Fueron 2km junto a personas de todas las edades, felices, sabiendo que escribían un poquito de historia en éste camino de cruces.1613913_10202891524281975_5593242469662958988_n
Día 5, penúltimo día, el objetivo era Ingeniero Juárez. Unas 19 personas de Yema se sumaron a pedalear, y otro tanto que se sumó en el viejo colectivo que nos siguió hasta el final.
El paisaje y clima del oeste se impusieron, y se sufrió bastante para poder mantener el grupo bien compacto, pero como siempre, el día tenía una sorpresa. La gente del viacrucis central (los que peregrinan en vehiculos) nos alcanzaron en la ruta y comenzaron de a poco a pasarnos, dándonos su saludo, sus ánimos y fuerzas para continuar. Por momentos la cola de vehículos de apoyo era tan larga que se perdía en el monte. Pasamos por chiriguanos, la cruz N12 (recuerda a Vialidad provincial, quien abrió caminos en una zona a la que solo se podía acceder por via férrea) y llegamos pasado el mediodía a Juárez a la cruz N13, la única que recuerda hechos que no pertenecen a nuestra historia ya que recuerda a los caídos en la guerra del Chaco, guerra que libró Paraguay contra Bolivia cuando esta intento ocupar sus territorios. Almuerzo, distensión, misa de ramos y luego festejos y más festejos, era nuestra última noche juntos, ya solo quedaban 60km de travesía. Muchos dormimos solo un par de horas, no queríamos perdernos el disfrute del momento.
El día 6 comenzó tempranito. Desayuno 4:30hs y a salir a pedalear de madrugada. Gendarmería, firme como todos los días nos esperaba en la ruta para protegernos.  Cielo estrellado perfecto y el sol de a poco asomándose a nuestras espaldas.   El objetivo, la cruz N14 en la línea Barilari, la línea que marca el fin de la provincia, allí termina la marcha del via crucis Formoseño. Allí comienza algo nuevo. La novedad anunciada por los profetas, la novedad predicada por Jesús. Este viacrucis nos ha hecho salir del ruido de las poblaciones, nos ha hecho atravesar el desierto para llegar a ese oasis de paz.
Felicidad, algarabía, algunas lágrimas, muchos abrazos, nuevas amistades y muchas ganas de volver.

Resumen:
560km
ciclistas: quien escribe Mariano Visconti, pero fueron cerca de 40 los protagonistas este año.
6 dias de pedaleo, Dificultad media, se pedalea con gendarmería y vehículos de apoyo.
recorrido: dia1 120km (Formosa- pirane), dia 2 100Km (Pirane- Ibarreta), dia 3 100km (Ibarreta -Lomitas), dia 4 100km (Lomitas- Laguna Yema), dia 5 80km (laguna Yema- Ingeniero Juarez), dia 6 60km (Juarez- Línea Barilari)
La travesía se realiza todos los años la semana anterior a semana santa, inicia el día miércoles, finaliza el día lunes.

Anuncios

3 Respuestas a “Por el camino de las cruces

  1. Mariano querido, compoblano y compañero de ruta en dos ruedas,. Que buenos recuerdos nos traes con las fotos y lo vivido e cada cruz. Ya falta menos para vivirlo de nuevo.

  2. que momentos inolvidables,cuanta adrenalina ,energía renovadora , y encuentros con Dios y nuestros hermanos de esta sufrida provincia, se experimenta cada año que recorremos ese camino …Gracias Mariano por esta detallada, amena, y completa descripción de nuestros momentos compartidos en comunión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s